México Actúa para Facilitar Deportaciones Directas a Venezuela y Cuba

0
40
Anuncios
AMAZON MUSIC

México Media Entre EE.UU. y Venezuela para Deportaciones Directas.

En un giro significativo en la política migratoria regional, México ha asumido un papel mediador entre Estados Unidos y los gobiernos de Cuba y Venezuela para facilitar la deportación directa de migrantes indocumentados a sus países de origen. Esta intervención se produce en el contexto del endurecimiento de las políticas migratorias de Washington, particularmente bajo la administración de Joe Biden.

Desde el mandato del expresidente Donald Trump (2017-2021), México ha aceptado recibir en su territorio a migrantes expulsados de Estados Unidos, permitiendo incluso que gestionen sus solicitudes de asilo desde ciudades fronterizas mexicanas. Sin embargo, la reciente escalada en las medidas migratorias de EE.UU. ha llevado a México a intensificar sus esfuerzos diplomáticos.

Durante su conferencia de prensa diaria, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que su gobierno está «ayudando para que se acepte en los países donde ellos (Estados Unidos) no tienen buena relación, el que puedan tomar medidas de deportación». En particular, López Obrador destacó los casos de Cuba, sometida a un embargo económico por parte de EE.UU., y Venezuela, que suspendió un acuerdo de deportación con Washington a principios de año tras la reactivación de sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro.

La postura de México busca asegurar que los deportados lleguen directamente a sus países de origen, lo que, según López Obrador, representa una mayor atención y cuidado a los derechos humanos. El mandatario mexicano enfatizó que su gobierno «tiene buenas relaciones con todos» y que aunque México puede enviar migrantes a cualquier país, la prioridad es que Estados Unidos pueda hacerlo de manera directa.

La reciente orden ejecutiva del presidente Biden, que permite la suspensión del ingreso de solicitantes de asilo y migrantes cuando el número de entradas irregulares supere los 2.500 casos diarios, ha generado una mayor urgencia en abordar la crisis migratoria. Esta medida, vista como un intento de controlar el flujo migratorio en la frontera sur estadounidense, coincide con la campaña de reelección de Biden frente a Trump, en un contexto donde la migración es un tema crucial para los votantes.

En 2023, se registraron más de 2,4 millones de cruces irregulares en la frontera sur de EE.UU., con un pico de 10.000 personas por día en diciembre. Aunque esta cifra ha disminuido, la situación sigue siendo crítica y ha llevado a acciones como la mediación de México para encontrar soluciones sostenibles y respetuosas de los derechos humanos.

Con información de El Nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí