En Bermúdez playagranderos piden acelerar solución a colapso de la descarga de aguas servidas

0
86

Por el TIEMPO VE

Las aguas residuales se convirtieron, tristemente, en un elemento habitual de las calles de ingreso a la población de Playa Grande, tras cinco años de haberse dañado la planta de rebombeo de líquidos servidos del sector más densamente poblado de la parroquia Bolívar del municipio Bermúdez del estado Sucre.

Desde mediados del año pasado, la instalación con sus equipos fueron reparados por la Alcaldía de Bermúdez, pero lejos de ver una solución definitiva, surgieron nuevas complicaciones porque cuando comenzó el proceso de descarga la tubería se reventó en varios puntos y con las lluvias del 2023 se taponó la el ducto de Campo Ajuro y la salida de los problemas de saneamiento de Playa Grande se volvieron a alargar.

El problema afecta de manera particular a las calles Las Mercedes, Principal, una y dos de La Vivienda, donde los derrames son parte del paisaje cotidiano.

En los últimos días el problema parece haber recrudecido, al punto que en la calle dos, más vecinos sacaron a la calle las descargas.

Arcángel Arias, vecino de este sector, realizaba los trabajos de colocación de un tubo este martes, porque en su casa colapsaron las instalaciones sanitarias.

En los alrededores la molestia de otros vecinos era evidente, porque el mal olor los arropaba mientras el joven obrero de la Universidad de Oriente, buscaba una solución para su familia.

Urgente

En la zona de La Vivienda, unas 250 familias entre las dos calles de La Vivienda, se ven afectados por los taponamientos de las aguas servidas en bocas de visita y colectores, que no pueden descargar a la planta, porque cuando prenden las bombas y mandan el líquido, el tubo que va a Campo Ajuro se rompe como una galleta.

El resultado es que la fosa de la planta rebosa y las aguas van a parar a la salina y a la laguna de El Copey, contaminando dos reservas naturales y descargas de lluvias de la población de Playa Grande y sus 20 mil habitantes.

Sinforiano Villarroel, habitante de calle Las Mercedes, dijo que el problema se ha extendido a todo Playa Grande y cada vez hay más familias que deben sacar sus descargas residuales a la calle. “Eso empeora la situación”.

Hizo un llamado a las autoridades para que hagan un esfuerzo y resuelvan el problema, que abarca a las calles San Rafael, Las Mercedes y La Vivienda.

Dijo que no deben esperar a que aumente la molestia y se produzcan nuevas manifestaciones que generen heridos o muertos, tal como ocurrió hace cinco años, cuando el problema estaba reciente y una protesta degeneró en disturbios con saldo de un joven fallecido y daños a bienes públicos y privados.

En la calle Principal, en la entrada de la urbanización Agustín Ortiz Rodríguez, dos bocas de visita rebosan aguas residuales desde hace cerca de dos meses.

Francisco Arias, comerciante y habitante del sector, dijo que el problema es terrible, porque afecta hasta en el modo de vida, porque ni en las puertas de las casas se pueden sentar.

Para el parroquiano lo peor es el daño a la salud, aparte de que deben caminar con mucho cuidado para no caer en los pozos. “Se trata del principal problema de servicios que hay en Playa Grande”.

Rosa Fermín, vocera de la UBCH “Petrica Reyes”, señaló que las autoridades han informado que la solución al problema pasa por arreglar la descarga de aguas servidas hacia Campo Ajuro, ante lo cual pidió que aceleren el paso porque son muchos los años padeciendo con un mal desagradable y peligroso como los desbordes de aguas servidas.

Soluciones

En la Alcaldía de Bermúdez, el director de Infraestructura, Miguel Higuerey, dijo que ya colocaron en un primer trabajo, 80 metros de tubo nuevo, que aportó Pdvsa, en el sector La Pepsi, cuando pusieron en servicio la panta de rebombeo.

Explicó que para acometer la reparación de los colectores caídos en Playa Grande deben descargar las aguas retenidas, algo que no han podido lograr porque cada vez que encienden los equipos se revienta la tubería en un punto distinto.

Este martes, equipos de Ingeniería e Infraestructura, realizaban un proceso llamado “calicata”, a la altura de Brisas del Carmen, que consiste en abrir la zanja donde están las tuberías para detectar las fracturas. En la zona, solo seis metros estaban rotos, por lo que cree que podrán reparar en el corto plazo y volver a poner en funcionamiento la planta de Playa Grande para monitorear la descarga de los colectores.

En su programa 50, el gobernador Gilberto Pinto se comprometió a reparar la descarga submarina de Campo Ajuro, que estaría taponada y causaría un aumento de la presión de las tuberías que llegan a la zona.

Para los trabajos se requieren equipos pesados que todavía no llegan a Carúpano, por lo que la solución de este problema se prolongará.

Fuente: El Tiempo VE

Sucre / Cecilia Lárez

Fotografia: Otto Irazabal

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí